Visita inesperada en cinco muntos

Visita inesperada en cinco minutos

Cuando recibes una visita inesperada te das cuenta de la rapidez que tienes limpiando. Parece asombroso e irrepetible, pero mejor que no.

Esa llamada que nadie queremos recibir diciendo que en cinco minutos vendrán a casa a vernos hace que te levantes cómo un resortes y empiece a limpiar. La velocidad que adquieres es digna de una película de mutantes o superhéroes y todo para que no nos pillen con todo hecho un desastre.

Casi que bien pensado viene bien que nos llamen de vez en cuando.

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

 

 

Deja un comentario