Rotonda la vida es igual que una

Rotonda la vida es igual que una

La vida es cómo una rotonda porque nunca sabes por donde te va a salir un gilipollas. Pero salir alguno sale seguro.

Y es que una de las cosas más absurdas mientras conducimos son las rotondas. Eso es un sálvese el que pueda, cada uno sale cuando quiere, cómo quiere, en el carril que quiere … Y que decir tiene de los intermitentes nadie los pones con lo que tienes que intuir hacia donde van a tirar. Pues en la vida pasa igual al final te sale un gilipollas por donde menos esperas.

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

Deja un comentario