Placeres de la vida cómo este hay pocos

Placeres de la vida cómo este hay pocos

Hay placeres de la vida que no tienen precio cómo cuando aparcas y te preguntan si vas a salir. Eso no se paga con nada.

Y es que es un placer intenso mover el dedito y decir no, no, no. Ver la cara de tristeza que se le queda al otro conductor y pensar ahhh se siente es todo mío, haber llegado antes. Y son esos pequeños placeres los que hacen que la vida sea un poquito mejor. Aunque no mucho …

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

 

Deja un comentario