Madurar es ser igual que antes

Madurar es seguir igual

Madurar es seguir haciendo las mismas tonterías pero con el cuerpo dolorido. Porque los años es lo que tiene pero la mente sigue igual.

Cuando eres joven puedes hacer mil tonterías y correr mil aventuras que el cuerpo aguanta. Pero sabes que has madurado cuando después de hacerlas ahora necesitas un mes de descanso y una caja de ibuprofenos.

Pero lo importante es no dejar nunca de hacerlas, porque la vida sin locuras es muy triste y aburrida. Tiempo tendremos para estarnos quietos y tranquilos. Cuando ya no funciones ni los analgésicos.

 

 

Síguenos y únete en Facebook

 

 

 

Deja un comentario