Goma de nata tu primera decepción

Goma de nata tu primera decepción

Cuando eres pequeño tu primera decepción es morder una goma de nata y que no sepa a nata. Ahí sabes que la vida es difícil.

Y es que el olor que tenían estas gomas era fantástico. Sentías una necesidad de morderla para saber a que sabían de verdad. Claro que la decepción era inmediata porque el sabor era asqueroso. Pero constituía uno de los primeros aprendizajes de la vida. No siempre algo es tan atractivo cómo parece.

Aplicable a todo en la vida.

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

Deja un comentario