Contraseña por la mañana temprano

Contraseña por la mañana temprano

Cuando por las mañanas no te funciona el cerebro la contraseña debería ser dar un golpe en el teclado. Eso es a lo más que llego.

Y es que por las mañanas acordarte de las cincuenta contraseñas que tienes que meter para trabajar es imporsible. Sería mucho más fácil si fuera un golpe contra la mesa o un par de palabrotas, o incluso un bostezo. Así si que no habría problema. De eso me acuerdo perfectamente todos los días.

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

Deja un comentario