Comer sopa en Julio una aventura

Comer sopa en Julio una aventura

Cuando llegas a casa en Julio a cuarenta grados y te toca comer sopa calentita. Después tiras para urgencias.

Y es que con este calor apetecen cosas fresquitas, pero madre deja las fabadas y la sopa para diciembre o enero. Más que nada porque no se si voy a sobrevivir a dos de estas. Que rica está muy rica, que no digo que no, pero sudo tanto que creo que me voy a deshidratar de un momento a otro.

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

Deja un comentario