Buenas noches dormido en el sillón

Buenas noches en el sillón

Cuando eras pequeño y dabas las buenas noches dormido en el sillón pero aparecías en la cama. De mayor ahí te quedas.

Que bonitos eran esos tiempos porque parece que te teletrasportabas por medio de magia. Ahora amaneces en el sillón con un dolor de cuerpo que no lo recuperas en varios días. Porque ya no está uno para dormir así cómo así, sin una cama cómoda y una almohada que no nos martirice las cervicales.

Que pena hacerse mayor.

 

 

Entra a nuestra página de Facebook y únete a esta gran familia de Cabras. Te esperamos.

 

Deja un comentario